Mensaje histórico sobre la primera CPE popular en Bolivia

CPE: la revolución de la conciencia

Evo Morales Ayma
Publicado en Septiembre 2019 en La Migraña 32
Rounded image

Después de 500 años de rebelión, invasión y el saqueo permanente; después de 180 años de resistencia contra un Estado colonial, después de 20 años de lucha permanente contra un modelo neoliberal, hoy 7 de febrero de 2009, es un acontecimiento histórico, un acontecimiento inédito, singular para Bolivia y para Latinoamérica, reunidos acá para promulgar la nueva Constitución Política del Estado. Gracias a la conciencia del pueblo boliviano, gracias a los movimientos sociales, la fuerza motriz de la historia; gracias a la participación activa y permanente que garantizó la aprobación de la nueva Constitución, por primera vez con el voto, con la conciencia y la participación soberana del pueblo boliviano. Hasta hace poco nunca el pueblo boliviano había decidido su destino. Desde 1824, 25 y 26, después de la fundación de la República hasta ahora, ha habido por lo menos 18 Constituciones Políticas del Estado boliviano. Los movimientos sociales, los obreros, los originarios, los patriotas en las ciudades nunca tuvieron la oportunidad para participar en esas modificaciones de las constituciones, de las reformas que hicieron; solo las oligarquías participaron permanentemente en las distintas reformas y de acuerdo con sus intereses. En algún momento los neoliberales acordaron las reformas a puertas cerradas, en algún momento el partido que tenía representación parlamentaria, pero el pueblo boliviano nunca tuvo oportunidad de participar, siempre fue excluido, especialmente, los más despreciados, los vilipendiados.

En la historia boliviana, es el movimiento indígena originario campesino que empieza a participar, primero en la elección de los constituyentes, para una Asamblea Constituyente el año 2006; luego, participa en la redacción una nueva Constitución, inspirados en la lucha de nuestros antepasados, en la lucha de nuestros hermanos indígenas desde 1700, inspirados en la lucha de muchos hermanos, no podemos olvidar la rebelión del movimiento indígena en Bolivia a la cabeza de Túpac Katari, Julián Apaza.

El año 1781, el día del descuartizamiento de Túpac Katari, fue cuando se inició la gesta libertaria para Bolivia y América Latina; un 13 de noviembre de 1781, los representantes del reinado sacaron una sentencia para descuartizar a Túpac Katari, para recordarles a nuestros hermanos menores, quiero aprovechar esta oportunidad y leer esa sentencia que descuartizó a Túpac Katari. La sentencia decía lo siguiente: “Fallo atento al mérito que resulta de la notoriedad de la sumaria y de la confesión y de los papeles por mí habidos, condenar y condeno al convicto Julián Apaza, alias Túpac Katari, en pena originaria de muerte y el último suplicio y en su conformidad usando de las facultades privativas del supremo gobierno de Buenos Aires… Cómo podía la justicia y del beneficio y sosiego de ellos mismos y asido con unas cuerdas robustas en las manos y los pies sea descuartizado por cuatro caballos, para que muera y su cabeza sea llevada a la ciudad de La Paz”. Quién condena, quién dicta esa sentencia, el oidor Francisco Tadeo Diez de Medina y la medida se ejecuta el 14 de noviembre 1781.

Imagínense, hermanas y hermanos, cómo intentaron amedrentar, asustar, intimidar, escarmentar la rebelión de los pueblos indígenas que lucharon por la liberación, por su territorio, por su identidad; por eso digo que el grito libertario nace en 1781, para el pueblo de Bolivia y de Latinoamérica a la cabeza de Julián Apaza, Túpac Katari. Nunca debemos olvidar ese descuartizamiento, tantos hermanos indígenas, hombres y mujeres, desde la época de la Colonia luchando contra la invasión, contra la opresión, pero no solamente en esas épocas de levantamientos indígenas, sino ha habido líderes ya para la fundación de Bolivia como Moto Méndez, Juana Azurduy de Padilla, Sebastián Pagador, hermanos Lanza y otros para liberarnos y fundar nuestra querida Bolivia.

No podemos olvidar las grandes luchas de las heroínas de la Coronilla, de Warnes y Cañoto y otros líderes indígenas que lucharon por la independencia de esta querida patria que es Bolivia, pero finalmente el año 1825 llega la fundación con el Libertador Simón Bolívar y aquí estamos reunidos para garantizar la segunda independencia, la verdadera liberación del pueblo boliviano. El primer presidente de Bolivia y el segundo presidente, Antonio José de Sucre, proclamaron la integración y la unidad latinoamericana por la patria grande, como Túpac Katari, como nuestros hermanos indígenas, nuestros abuelos lucharon por la restauración del Tahuantisuyo y nuestros líderes lucharon por la patria grande. El primer presidente boliviano, Andrés de Santa Cruz y Calahumana, de madre indígena aymara y padre español, ha sido presidente de la República hermana del Perú, esas luchas demuestran que ha habido desde la Colonia, desde la fundación de la República, una lucha permanente por la liberación de nuestros pueblos. No podemos olvidar que después de la fundación ha habido otro grupo de intelectuales y militares, de padres de la Iglesia católica que seguían una lucha defendiendo la vida, la justicia y la soberanía; aunque el Estado colonial nunca lo permitía, por eso, esos militares, indígenas, criollos, mestizos siempre acabaron en el cementerio.

Nuestro homenaje a los héroes de la guerra del Chaco, por supuesto a los héroes de la guerra del Pacífico y de la guerra del Acre; pero desde la guerra del Chaco nace un sentimiento del nacionalismo militar boliviano, a la cabeza del teniente coronel Germán Busch, implementando por primera vez políticas sociales, atendiendo las demandas de los sectores más abandonados. Como siempre, terminó asesinado. No podemos olvidar al coronel David Toro, por primera vez, gracias a la guerra del Chaco, gracias a ese nacionalismo de las Fuerzas Armadas, el año 1938 nacionaliza el petróleo boliviano. Queremos decir a nuestros beneméritos de la guerra del Chaco que sus hijos estamos aquí para nacionalizar los hidrocarburos para toda la vida, para que ningún nuevo Gobierno privatice, entregue este recurso natural a las transnacionales; decir a los beneméritos que la lucha de ellos no ha sido en vano, a los militares como Gualberto Villarroel que por primera vez en la historia acabó con el pongueaje y reconoció las tierras comunitarias, esos son los militares patriotas que aportaron a la transformación. Imagínense, el delito del teniente coronel Gualberto Villarroel ha sido la extinción del pongueaje, reconocer las tierras comunitarias y acabó colgado, en la ciudad de La Paz, por las oligarquías mineras, por los terratenientes, por los latifundistas; ahora, en este nuevo milenio, nunca más habrá descuartizamientos como a Túpac Katari, tampoco habrá colgamientos como al teniente Gualberto Villarroel. Es una lucha histórica de reivindicaciones y de acabar con esta clase de políticas de escarmiento. No podemos olvidar la lucha democrática de Marcelo Quiroga Santa Cruz, ya en las últimas décadas, nuevas generaciones que apuestan por su pueblo, transformaciones en democracia y defendiendo la democracia, pero sobre todo no podemos olvidar a un padre de la Iglesia católica, Luis Espinal, que dio su vida por la vida de los demás, esa es la Iglesia católica, junto a otras Iglesias, al lado de su pueblo, comprometida con el pueblo, por los pobres.

Durante la época neoliberal, durante las dictaduras de los 60 y 70, no podemos olvidar a la gloriosa Central Obrera Boliviana, al movimiento minero, a la gloriosa Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia que lucharon permanentemente por las reivindicaciones; por esa razón los centros mineros fueron militarizados, los dirigentes mineros, confinados, acribillados; los dirigentes mineros acusados de rojos, de comunistas, y cuando ya no pudieron explicar al pueblo boliviano estas falsas acusaciones, durante la década de los 80 y 90, los dirigentes sindicales acusados de narcotraficantes, no solamente en Bolivia sino en casi toda Latinoamérica. El movimiento campesino indígena, a la cabeza de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, por supuesto a la cabeza de la Central Obrera Boliviana y todas las fuerzas sociales recuperaron la democracia.

No podemos olvidar que a partir del 11 de septiembre del 2001, ya los dirigentes pasamos de ser rojos comunistas, de ser narcotraficantes, a ser terroristas; y ahí saludamos la lucha del movimiento cocalero, los maestros, los cooperativistas mineros, todos los sectores unidos, en torno a su fuerza matriz, para defender el derecho que nos corresponde. Esta lucha de los hermanos indígenas durante la Colonia, la lucha permanente de militares patriotas, de mestizos, criollos, de los movimientos sociales a la cabeza de la Central Obrera Boliviana durante la República, durante el modelo neoliberal, inspiró para que el pueblo redacte su nueva Constitución Política del Estado boliviano, eso es lo que hoy vamos a promulgar en este acto tan importante e histórico; pero, hermanas y hermanos, qué hicieron esos grupos que solo querían privilegios para ellos y no para el pueblo boliviano, lo que hicieron es como descuartizar a la Asamblea Constituyente.

Saludamos a la presidenta de la Asamblea Constituyente, compañera ,hermana, Silvia Lazarte, saludamos a los constituyentes patriotas de PODEMOS, de UN, que algunos se sumaron, a los constituyentes del MAS por supuesto, a los constituyentes de agrupaciones ciudadanas; yo quiero decirles que pese a semejante humillación en la ciudad de Sucre, expulsados de Sucre como Antonio José de Sucre, que dio su nombre a la ciudad, expulsado por grupos oligárquicos, ahora con engaños y mentiras expulsaron a la Asamblea Constituyente, los constituyentes fueron expulsados; pero, felizmente, gracias a la valentía, gracias a ese sentimiento por la patria y por el pueblo boliviano, acabaron redactando la nueva Constitución y, a partir de este momento, los constituyentes que aprobaron la nueva Constitución pasaron a la historia, ya son nuevos Padres de la Patria, Madres de la Patria, para los constituyentes les pedimos un fuerte grito: ¡Vivan los constituyentes patriotas!

Finalmente, gracias a los movimientos sociales obreros y originarios se ha aprobado esta nueva Constitución. Intentaron permanentemente liquidar, eliminar a la Asamblea Constituyente con falsos pretextos, dijeron “autonomía”, ahí tienen autonomía; dijeron “capitalía”, ahí tienen las capitalías correspondientes; dijeron “dos tercios”, el 10 de agosto del año pasado, más de dos tercios de pueblo boliviano apoya esta revolución democrática cultural, ahí están los dos tercios. Gracias por ese apoyo consciente del pueblo boliviano. Dijeron que vamos a quitar la propiedad privada, la nueva Constitución Política del Estado boliviano garantiza la propiedad privada, pero también garantiza la propiedad estatal y la propiedad colectiva de cooperativas, de asociaciones en toda Bolivia. ¿Y qué hicieron durante la campaña para la aprobación de la nueva Constitución? Nuevas mentiras, nuevos engaños. Nuestras queridas abuelas y abuelos me informaron en el campo, estos grupos han viajado por el campo para hacer campaña contra la nueva Constitución y los argumentos eran que voten por el “No” para que el presidente Evo Morales se quede, y nuestras abuelas y abuelos queriendo votar por el No, imagínense con semejante mentira querían engañarlos. El referéndum revocatorio ya pasó, más bien no ha sido revocatorio sino ratificatorio, hermanas y hermanos, gracias a ustedes. En las ciudades, en algunas iglesias qué decían: “Si el 25 de enero del 2009 se aprueba la nueva Constitución –decían algunos padres– nos van a perseguir, van a cerrar nuestra iglesia, no vamos a poder orar, ni misa en ningún lugar”. ¡Qué mentira! Que nos digan ahora, ¿cuántos padres hemos perseguido?, ¿cuántas iglesias hemos cerrado? Nada, y nunca cerrarán, pero sí hay libertad de religión. No habrá ninguna religión oficial, todos tienen la misma igualdad, todos los sectores religiosos en Bolivia.

Hermanas y hermanos, hemos enfrentado tantas calumnias, tantas mentiras, tantas humillaciones para llegar a este día histórico, por eso yo quiero decirles: Pese a esas adversidades, pese a esas humillaciones, llegamos a esta Constitución Política del Estado boliviano, en ella están consagradas las aspiraciones más profundas de los sectores más abandonados, como son los trabajadores, como el movimiento indígena; aquí están consagrados en la nueva Constitución Política del Estado boliviano esos deseos, esas aspiraciones tan esperadas y tan postergadas y por eso, primero, esta nueva Constitución Política del Estado boliviano protege igual a todos los bolivianos y a todas las bolivianas. Esta nueva Constitución Política del Estado boliviano garantiza la igualdad de oportunidades para la gente del campo y de la ciudad, garantiza fundamentalmente, la unidad, la igualdad y la dignidad de todo el pueblo boliviano; y si hablamos de la dignidad, yo quiero decirles que en tres años de presidencia, una vivencia diferente que la dirigencia sindical, una nueva experiencia, solo la sabiduría de nuestros pueblos, de nuestras fuerzas sociales ha permitido identificar, resistir y derrotar a los agente externos, derrotar al imperialismo norteamericano.

Gracias a esos movimientos sociales de toda Bolivia, en esta nueva Constitución Política del Estado boliviano, se garantiza esa lucha histórica de nuestros antepasados y de nosotros: defender la vida, defender la justicia y defender la soberanía. En esta nueva Constitución Política del Estado boliviano no se permite y no se permitirá instalar ninguna base militar extranjera; por tanto, no habrá embajadores como antes, ponían ministros, despedían ministros, que autorizaban la entrada de aviones al aeropuerto de Chimoré; ha terminado eso gracias a la conciencia del pueblo boliviano.

También, algo ético que se ha recuperado es la ley cósmica que nos dejaron nuestros antepasados; por primera vez, en la nueva Constitución Política del Estado boliviano se incorpora el ama sua, ama llulla y ama k’ella. Aquí yo debo decir que para implementar estas leyes, que nos dejaron nuestros antepasados, tenemos que cambiar nosotros, tiene que cambiar Evo Morales, tiene que cambiar Álvaro García Linera, empezando de nuestras autoridades del gabinete, del Parlamento. ¿Y en qué consiste ese cambiar? Dejar de ser egoístas, dejar de ser individualistas, dejar de ser ambiciosos, dejar de ser sectaristas, regionalistas; primero la patria, primero la igualdad, primero la unidad, primero la dignidad de los bolivianos y las bolivianas.

Quiero reafirmar: yo llegué a la conclusión de que el nepotismo, la burocracia del Estado y, sobretodo, la corrupción habían sido un derecho del Estado colonial; por tanto tenemos que descolonizar a este Estado colonial y uno de los temas centrales es el tema de la corrupción. Quiero aprovechar esta oportunidad, a ningún corrupto se perdona, sea masista o no masista; corruptos a la cárcel, sean familiares o no familiares. Pero también estamos viendoalgunos corruptos hablan de la corrupción, de luchar contra la corrupción; esos corruptos del pasado no tienen ninguna moral, ninguna autoridad para querer luchar contra la corrupción, primero ellos que se sometan a esta nueva Constitución para decir de dónde tienen tantos bienes y así vamos a acabar con la corrupción.

En esta nueva Constitución Política del Estado boliviano por supuesto está el gran sentimiento del pueblo boliviano, la lucha permanente contra el colonialismo, contra el neoliberalismo y fundamentalmente contra el imperialismo. Si este es el contenido central de la nueva Constitución Política del Estado boliviano, va a haber agentes internos y agentes externos que se opongan, que se opusieron a la aprobación de la nueva Constitución. En esta nueva Constitución por primera vez en la historia y por primera vez en Latinoamérica o en el mundo, los servicios básicos: el agua, la luz, las comunicaciones son un derecho humano, por tanto, no será de negocio privado sino de servicio público.

Algo importante y central, en esta nueva Constitución Política del Estado boliviano, es que se reconoce todos los idiomas de los pueblos originarios, también se reconoce al idioma español o castellano, no se excluye a nadie. Algo importante, un boliviano, una boliviana, obligado poco a poco a aprender a hablar un idioma originario y también el español, pero también un idioma extranjero, sí hay inglés, alemán, italiano o portugués, es una forma de comunicarnos con todo el mundo. Ahí empezaremos desde el Palacio, algunos para mejorar nuestro aymara o nuestro quechua, algunos para aprender; pero también idiomas extranjeros para comunicarnos, repito, con todo el mundo. ¿Cómo es posible que algunos grupos puedan rechazar estas reivindicaciones postergadas eternamente? El pueblo boliviano sabe los avances que hemos tenido en esta nueva Constitución Política del Estado boliviano.

Por Constitución, nunca se declarará la guerra a un país vecino; somos un país pacifista. Eso no significa que si hay agresión no tenemos derecho a defendernos; si hay agresión nos defenderemos, para eso está el mando único de las Fuerzas Armadas de Bolivia, como también de la Policía Nacional.

Bolivianas y bolivianos, yo siento que se ha avanzado bastante, solo gracias a la conciencia del pueblo boliviano, inspirados, repito, en nuestros héroes, en nuestros próceres de la liberación y, sobre todo, en los movimientos sociales, del campo y la ciudad. Saludo la lucha histórica del CONALCAM y la Central Obrera Boliviana. La nueva Constitución Política del Estado boliviano ha sido el eje central para unir a todos los sectores de trabajadores. Nunca han visto en la historia boliviana la marcha, la gran marcha de octubre para obligar al Congreso Nacional a que apruebe una ley que permita consultar al pueblo boliviano; gracias a esa marcha, campesinos, transportistas, indígenas, mineros de las minas nacionalizadas, mineros cooperativistas, intelectuales, profesores de las universidades, cocaleros, todos y todas. Yo siento de verdad que esa marcha de octubre, quién sabe, nunca se repetirá, así como esta gran concentración, miles y miles concentrados para presenciar la promulgación de la nueva Constitución Política del Estado boliviano. Solo con el coraje del pueblo boliviano, con la templanza, con la tenacidad, con la fortaleza de los movimientos sociales; pero también con la paciencia, con la conciencia del pueblo, con la tolerancia de nuestros dirigentes de los movimientos sociales, hoy, delante del pueblo boliviano, promulgaremos esta nueva Constitución Política del Estado boliviano. Quiero aprovechar para saludar la gran participación de muchas instituciones del Estado, de los mandos de las Fuerzas Armadas del 2006, 2007, 2008, 2009, igualmente del mando policial, junto a su pueblo, ahora las Fuerzas Armadas son del pueblo y para el pueblo, trabajando y participando permanentemente en las transformaciones profundas; desde el momento que llegamos al Palacio, ya pasaron a la historia, a la buena historia, a la nueva página, de defender la patria y servir al pueblo boliviano junto a los movimientos sociales. Un comandante de las Fuerzas Armadas me decía: “díganos con qué dirigentes sindicales debemos coordinar para defender la unidad de la patria, cuando so pretexto de autonomía algunos grupos querían dividir Bolivia. No habrá ni cuatro prefectos, ni cuatro cívicos que puedan descuartizar a Bolivia, como cuatro caballos descuartizaron a Túpac Katari.

Nunca debemos olvidar lo que dijo nuestro abuelo Túpac Katari: “Yo muero, pero volveré convertido en millones”. Ahí están los millones, hermanas y hermanos, a partir del 2005, triunfos permanentes y seguidos, el 2005, 2006, ganamos con más del 50 %, democráticamente; 2008, 2009, ganamos con más del 60 %, y quiero decirles que para fines de este año, como vamos subiendo, triunfos con más del 50 %, triunfos con más del 60 por ciento, en diciembre tenemos que ganar con más del 70 % para garantizar esta revolución democrática cultural. Con permiso de ustedes, vamos a promulgar la nueva Constitución Política del Estado boliviano, delante de ustedes, de cara al pueblo boliviano, no como antes, solo en el Congreso bajo cuatro paredes. Aquí no tenemos nada que ocultar, es la transparencia, la conciencia del pueblo boliviano, para promulgar la nueva Constitución. Hermanas y hermanos de Bolivia, en este día histórico, proclamo promulgada la nueva Constitución Política del Estado boliviano, la vigencia del Estado plurinacional unitario, social y económicamente, el socialismo comunitario a partir de la promulgación de la nueva Constitución Política del Estado boliviano; pero también debo decirles, y el pueblo boliviano sabe, que algunos grupos permanentemente intentaron sacarme del Palacio y algunos intentaron matarme. Ahora quiero decirles que pueden sacarme del Palacio, pueden matarme; misión cumplida por la refundación de una nueva Bolivia unida. Pero también quiero que sepan que mientras tenga la vida, mientras el destino me acompañe, seguiremos trabajando por la unidad, por la igualdad, por la dignidad, y aprovecho esta oportunidad para convocar a todos los alcaldes de Bolivia, saludo la presencia de los alcaldes de la ciudad de El Alto, de la ciudad de La Paz; los honorables concejales, consejeros, concentrados acompañando a sus delegaciones; a todos los prefectos de Bolivia para juntos implementar esta nueva Constitución Política del Estado boliviano. Quienes lucharon por las autonomías tienen garantizadas autonomías departamentales, regionales, indígenas para todos los bolivianos. Es impresionante lo que estamos haciendo, de la rebelión de nuestros antepasados a la revolución democrática cultural, de la revolución democrática cultural a la refundación de Bolivia; de la refundación, y es mi pedido, con respeto, a la reconciliación de los originarios milenarios con los originarios contemporáneos, respetando la igualdad de todos los bolivianos, de todas las bolivianas. Necesitamos un poco de tiempo para esta reconciliación; trabajemos, como siempre, con todas nuestras fuerzas sociales, con nuestras instituciones del Estado, por eso, hoy día histórico, proclamamos el Estado Plurinacional, desde la ciudad de El Alto, desde Bolivia para el mundo. Para terminar, quiero que me ayuden a decir: ¡El Alto de pie! ¡Bolivia de pie! ¡Patria o muerte! ¡Qué viva Bolivia unida con autonomías! ¡Jallalla Bolivia soberana! ¡Kausachun Bolivia digna! ¡Kausachun!

Bolivianas y bolivianos, instituciones del Estado, Fuerzas Armadas de Bolivia, Policía Nacional, movimientos sociales, hermanos dirigentes sindicales, ministros de Estado, alcaldes, concejales, consejeros, señor vicepresidente de la República, hagan la señal de acuerdo con su creencia. A nombre de los próceres de la liberación, a nombre de los héroes, de nuestros antepasados que dieron la vida por la vida de los demás, a nombre del pueblo boliviano, juran respetar y hacer respetar la nueva Constitución Política del Estado boliviano. Si así lo hicieran, nuestros próceres de la liberación, nuestros héroes de la resistencia contra el Estado colonial los premien, caso contrario los castiguen. Han jurado para defender la nueva Constitución Política del Estado boliviano. Muchas gracias.

Rounded image

Evo Morales Ayma

Político y líder del movimiento cocalero boliviano; primer Presidente constitucional indígena en la historia de Bolivia desde el año 2005.

En 1983 lo nombran en su primer cargo sindical, secretario de Deportes; en 1985 fue nombrado Secretario General de su sindicato. Desde 1988 es secretario ejecutivo de la Federación del Trópico de Cochabamba y desde 1996 es Presidente del Comité de Coordinación de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba.

En 1997 fue elegido diputado uninominal —con una mayoría aplastante de votos— por la circunscripción 27 del Chapare; sin embargo, en enero del 2002, los partidos neoliberales lo expulsaron del Congreso Nacional.

En las elecciones generales de junio del 2002, el Movimiento al Socialismo (MAS), liderado por Evo logra 4 diputados.

El 2005 su liderazgo logra el 53.7 % de la votación y encabeza el proceso constituyente boliviano. Es ratificado por referéndum revocatorio en 2008 con el 67 % de los votos y reelegido en 2009 y 2014. Su liderazgo IOC ha sido la expresión de la Revolución Democrática y Cultural en Bolivia y es ejemplo para América Latina y el mundo en la construcción de una Democracia Intercultural.


Nota: Palabras del presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma, en la promulgación de la nueva Constitución Política del Estado, ciudad de El Alto, 7 de febrero de 2009.