Estudio básico de los derechos fundamentales

Disposiciones generales del derecho boliviano

Félix Mamani Arista
Publicado en Septiembre 2019 en La Migraña 32
Rounded image

Introducción

Antes de abordar el tema principal de las disposiciones generales de los derechos fundamentales, quiero desarrollar una premisa básica, epistemológica para entender los principium de los derechos fundamentales como tutela de los demás derechos constitucionales e infraconstitucionales.

La premisa de estudio de los derechos fundamentales, surge a partir de la ‘cláusula de las Disposiciones Generales’ conectada con el valor superior del constitucionalismo político, que integra y articula los propósitos de avanzar hacia una Bolivia que busca el bien común, la realización de la justicia y la preservación de la paz. Por ello, los derechos fundamentales es la totalidad de los valores superiores del Derecho Constitucional, es la esencia de los principium culturales, políticos y económicos; sin estos valores y principios, el orden jurídico no se realiza, y deja de existir como tal los derechos fundamentales.

En ese sentido, la epistemología, es la particularidad infinitesimal de los derechos fundamentales como disposiciones generales del derecho constitucional vasados en principium de los propios atributos de la persona humana1El reconocimiento de los valores y principios propios de la persona, son límites legales del constitucionalismo plurinacional a través de las garantías idóneas de la paz, es por eso, que el constitucionalismo neoliberal, ha sido el colapso de la capacidad de la regulación normativa y la súper posición de más ordenamientos jurídicos a los derechos constitucionales, por mantener un interés globalizado de derecho público-capitalista, es decir, antes de la Constitución actual, la crisis del derecho fundamental se manifiesta por las inflaciones legislativas. ; razón por la cual, se justifica una protección constitucional de naturaleza coadyuvante y complementario de lo que ofrece el control difuso de convencionalidad. En ese sentido, el constituyente boliviano, se ha hecho cargo del problema pro actione a favor del pricipium pro homine, entendiéndose que ‘Los derechos reconocidos en la Constitución serán interpretados de acuerdo con los tratados internacionales de derechos humanos cuando estos prevean normas más favorables (art. 256.II CPE)’.

Conforme a estas dos interpretaciones, en el presente caso de investigación, trataremos de enfocarnos en las ‘Disposiciones generales del derecho constitucional boliviano’, una forma de entender los principium informadores, inspiradores y confirmadores que busca el bien común, la realización de la justicia y la preservación de la paz, a través de los derechos fundamentales en un proceso integrador del país.

1. Las Disposiciones Generales en el constitucionalismo plurinacional

i. Consideraciones breves sobre las disposiciones generales de los Derechos Fundamentales

Las reformas constitucionales que ha tenido nuestro país, fue una arremetida de la crisis constitucional neoliberal, —acompañada de la globalización política y económica— esto se debe a la acumulación del poder económico y político en sectores minoritarios, comúnmente en la clase capitalista, con carácter de privatización y la concentración de los recursos naturales; en ese sentido, la Constitución neoliberal fue una regresión a los ordenamientos jurídicos romanistas con valores europeas y anglosajonas en defensa de la ‘propiedad privada’ inspirada como derecho fundamental. Esto ha situado a los demás derechos fundamentales fuera de los límites de la Constitución material y de las fuentes normativas, creando conflictos antagónicos con la realidad social y las disposiciones infraconstitucionales.

Como reconoce, Ferrajoli ‘[…], se ha convertido en uno de los principales tópicos de la filosofía jurídica y política del último tiempo, lo que se debe probablemente a que ‘no se ha conocido otro instrumento igualmente idóneo para expresar los intereses y necesidades de millones de personas’2Ferrajoli Luigi. Los fundamentos del derecho fundamental. España: Editorial TROTTA, 2016: 1. En ese sentido, la nueva tendencia del derecho constitucional plurinacional podría ser más complicado de lo que parecer ser a simple cognición, a menos que dichas Disposiciones Generales sean entendidos desde la expresión teológica y axiológica, inscribiendo a los derechos fundamentales en el concepto de derecho relativo, porque ‘contienen los valores más profundos de una sociedad; ellos reflejan los ideales que compiten entre sí para el logro de su máxima realización’3Barak Aharon. Proporcionalidad de los derechos fundamentales y sus restricciones. Editorial, Lima, Perú: PALESTRA 2017: 112.

ii. La cognición de los derechos fundamentales por la jurisprudencia del Tribunal Constitucional

De los fundamentos ut supra referidos, mediante SC 0004/2001–R de 5 de enero, el Tribunal Constitucional (institucional) de ese, entonces, República, ha señalado:

Que los derechos fundamentales ‘[…] no son absolutos, encuentran límites y restricciones en los derechos de los demás, la prevalencia del interés general, la primacía del orden jurídico y los factores de seguridad, moralidad y salubridad públicos, […] es decir, que los derechos fundamentales pueden ser limitados en función al interés social…’4De lo expresado, “[…] es absolutamente conforme a la Ley Fundamental, el restringir el ejercicio de los derechos del primero en resguardo de los segundos, lo que supone sacrificar el bien menor en aras de proteger el bien mayor; empero, ello exige que esa restricción no suponga eliminar el contenido o núcleo esencial de alguno de ellos, lo que obliga a que se busque los medios más adecuados para la restricción del ejercicio de los derechos fundamentales de la persona, sin afectar su contenido esencial permitiendo la materialización de los principios y valores con rango constitucional” (SCP 0610/2013-L Sucre, 3 de julio)..

En esa misma línea, el Tribunal Constitucional de la República de Perú ha referido que:

[…] el concepto de derechos fundamentales comprende: ‘tanto los presupuestos éticos como los componentes jurídicos, significando la relevancia moral de una idea que compromete la dignidad humana y sus objetivos de autonomía moral, y también la relevancia jurídica que convierte a los derechos en norma básica material del ordenamiento, y es instrumento necesario para que el individuo desarrolle en la sociedad todas sus potencialidades’5EXP. n.° 1417-2005-AA/TC LIMA – Manuel Anicama Hernández que cita a: (Peces-Barba, Gregorio. Curso de Derechos Fundamentales. Teoría General. Madrid: Universidad Carlos III de Madrid: Boletín Oficial del Estado, 1999: 37).

En base a estas definiciones jurisprudenciales, la cognición esencial de los derechos fundamentales, constituye una garantía de presupuestos éticos y de componentes jurídicos de prima facie en relación con los fines establecidos objetivamente por el constituyente en el Título II Derechos Fundamentales y Garantías, capítulo primero Disposiciones Generales (CPE) que reconocen a los derechos humanos como presupuestos jurídicos de los demás derechos fundamentales (art. 13. CPE); y, líneas rectoras de principium básicos del derecho fundamental (art. 14 CPE). Por ello, resulta preciso centrar que: (i) Es una connotación básica, de que los ‘derechos que proclama esta Constitución no serán entendidos como negación de otros derechos no enunciados (art. 13.II CPE)”, del nomen iuris constitucional se, entiende que no excluye a los demás derechos no enunciados en el texto constitucional, porque, llegan a complementarse con el bloque de constitucionalidad apoyada por los principium del control difuso de convencionalidad (como, por ejemplo, los derechos procesales y las interpretaciones que ha hecho de ellas la Corte IDH”); y, (ii) Por último, la Corte Constitucional de Colombia, conforme a su interpretación teológica y axiológica sobre los derechos fundamentales, toma en cuenta la —dignidad humana— en el entendido de que:

El fundamento de los derechos constitucionales se desprende de su relación con la dignidad humana, por lo cual, es necesario evaluar la existencia de consensos ya sean dogmáticos, legislativos o de derecho internacional para valorar qué es un derecho fundamental, quién es el titular de los mismos y cuál es el contenido del mismo.6Corte Constitucional de Colombia. Sentencia T-095 de 2016

En ese sentido, la palabra fundamental, parte de la noción tutelar de la dignidad humana que corresponde a la ‘[…] titularidad del derecho, que en la jurisprudencia constitucional ha sido determinada en cabeza de los seres humanos […]”7Corte Constitucional de Colombia. Sentencia T-770 de 2011. M.P. Mauricio González Cuervo., por ello, ‘[…] se extrae la noción de los derechos fundamentales a partir de la existencia de consensos, ya sea internacionales, legislativos o jurisprudenciales, sería precisamente a partir de lo que defina el consenso, qué es un derecho fundamental y quién es el titular de los mismos´8Ver salvamento de voto de la magistrada María Victoria Calle a las sentencias C-483 de 2014..

Por su parte, Luigi Ferrajoli, señala que existen, al menos tres formas para entender la cognición de los derechos fundamentales: (i) Desde una perspectiva de la teoría del derecho; (ii) según el derecho positivo y, finalmente; (iii) desde la filosofía política.

Desde el enfoque de la ‘teoría del derecho’, los derechos fundamentales son aquellos “adscritos universalmente a todos en cuanto personas, o en cuanto a ciudadanos o personas con capacidad de obrar, y que son por tanto indisponibles e inalienables”9Ferrajoli, Luigi. Sobre los derechos fundamentales. Teoría del neoconstitucionalismo. Editorial Trotta, Madrid: Instituto de Investigaciones Jurídicas- UNAM, 2007: 73.. En segundo lugar, desde el ‘derecho positivismo’, son fundamentales todos aquellos que estén explícitamente consagrados en el ordenamiento jurídico constitucional o internacional. Y, por último, desde la ‘filosofía política’, “[…] un derecho es fundamental cuando se cumple con uno de tres criterios axiológicos que devienen de la experiencia histórica del constitucionalismo internacional y estatal tales como: “(a) el nexo causal entre derechos humanos, paz y autodeterminación de los pueblos”10Ferrajoli, Luigi. Sobre los derechos fundamentales. Teoría del neoconstitucionalismo. Madrid: Editorial Trotta, Instituto de Investigaciones Jurídicas- UNAM, 2007: 71-79., previstos en el preámbulo de la Constitución Política del Estado “Dejamos el pasado, el Estado Colonial, republicano y neoliberal. Asumimos el reto histórico de construir colectivamente el Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, que integra y articula los propósitos de avanzar hacia una Bolivia democrática, productiva, portadora e inspiradora de la paz, comprometida con el desarrollo integral y con la libre determinación de los pueblos”; (b) ‘el igual valor de todas las diferencias personales’ y que ‘requieren de la igualdad en los derechos sociales’, para reducir las desigualdades económicas y sociales’11FERRAJOLI, Luigi. Sobre los derechos fundamentales. Teoría del neoconstitucionalismo. Madrid: Editorial Trotta, Instituto de Investigaciones Jurídicas- UNAM, 2007: 71-79.. Por ello, los derechos de los pueblos indígenas originario campesinos, también son derechos implícitos o difusos fundamentales de igual valor diferenciados, porque tienen un nexo jurídico constitucional con la persona misma, tanto en sentido propio y común, en el equilibrio con el vivir bien y armonía social con la madre tierra; y, (c) “El del rol de los derechos fundamentales como leyes del más débil en contraposición a los derechos de los más fuertes que prevalecerían si aquellos no existiesen como, por ejemplo, los derechos a la vida —contra la ley del más fuerte físicamente—, los de inmunidad y libertad —contra la arbitrariedad del más fuerte políticamente y, los derechos sociales—control a ley del más fuerte social y económicamente”12FERRAJOLI, Luigi. Sobre los derechos fundamentales. Teoría del neoconstitucionalismo. Madrid: Editorial Trotta, Instituto de Investigaciones Jurídicas – UNAM, 2007: 71-79..

En síntesis, llegamos a definir nuestros propios derechos fundamentales como ‘derechos relativos de prima facie, en función al interés social individualizada en la persona humana y en la colectividad, integradora de un significado de relevancia moral inter alia a la pluralidad de la dignidad en base a la relatividad del derecho, legislativo y/o de derecho internacional’.13Es por esta razón, nuestra Constitución marca una ruptura respecto al constitucionalismo clásico y occidental concebido por las élites políticas neoliberales; es un constitucionalismo que expresa la voluntad de las clases populares y los pueblos indígenas, creando una nueva institucionalidad, transversalizada por el pluralismo Constitucional, donde los derechos fundamentales no es solo el positivismo jurídico, sino, también es un derecho basado en momentos históricos de reconocimientos de principium doctrinarios y jurisprudenciales como vectores del derecho fundamental, en ese sentido, es “[…], un nuevo régimen político y una nueva legalidad bajo el paradigma del pluralismo jurídico igualitario en el marco de la Constitución Política del Estado.Partiendo de esta premisa, la eficacia de los derechos fundamentales no se encuentra a merced de su desarrollo legislativo, sino que son directamente aplicables, lo cual significa: “(1) que puede reivindicarse su tutela en cualquier actuación procesal con el solo fundamento de la norma constitucional, (2) que su falta de desarrollo legislativo no es obstáculo para su aplicación y (3) que debe interpretárselos a favor de su ejercicio” (SCP 1617/2013 Sucre, 4 de octubre).

2. La dimensión de los derechos fundamentales en las disposiciones generales

¿Cuál es la dimensión de los derechos fundamentales conforme a las Disposiciones Generales de la Constitución? Para responder a esta pregunta, a priori las disposiciones generales son principium básicos de los derechos fundamentales de naturaleza de derecho internacional y los principium informadores, inspiradores y confirmadores de derecho nacional. Por ello, la dimensión subjetiva de los derechos fundamentales resulta el grado Constitucional de tutela; así como se tiene prevista mediante SCP 0066/2018-S2 Sucre, 15 de marzo por el Tribunal Constitucional Plurinacional:

“[…], cabe referir que los derechos fundamentales, considerados como derechos subjetivos que se reconoce a toda persona en razón de su dignidad humana y que los posee desde el momento de su existencia […]”

De lo referido, los derechos fundamentales en su dimensión sustantiva (material) protege a la persona natural contra actos u omisiones ilegales o indebidos de los servidores públicos o de personas individuales o colectivas, que restrinjan, supriman o amenacen restringir o suprimir los derechos reconocidos por la Constitución y la ley.

Por otro lado, la dimensión objetiva es una línea intrínseca entre el derecho constitucional y los derechos fundamentales, misma que fue desarrollada por el Tribunal Constitucional de la República de Perú, que:

El carácter objetivo de dichos derechos radica en cambio, en que ellos son elementos constitutivos y legitimadores de todo el ordenamiento jurídico, en tanto que, comportan valores materiales o instituciones sobre los cuales se estructura (o debe estructurarse) la sociedad democrática y el Estado constitucional.14http://tc.gob.pe/jurisprudencia/2005/03330-2004-AA.pdf

Por consiguiente, el carácter objetivo de los derechos fundamentales se consigna al referido del debido proceso en toda sus formas, ellos son elementos constitutivos y legitimadores que dan eficacia a todo el ordenamiento jurídico sobre los cuales se estructura ‘[…], la superación de una concepción iuspositivista […] del sistema jurídico, e implica la adopción de postulados jurídicos enmarcados en cánones constitucionales no solamente destinados a limitar el poder, sino fundamentalmente direccionados a consagrar y consolidar la vigencia material de los derechos fundamentales’ (SCP 0121/2012 de 2 de mayo).

3. Las Disposiciones Generales vectores difusos de los derechos fundamentales en el constitucionalismo plurinacional

3.1. El bien supremo de los derechos fundamentales verificar numeración

¿Qué es el bien supremo de los derechos fundamentales? El bien supremo constituye un tema exorbitante de relevancia y a la vez, responder a la necesidad social y civil, desde el supuesto de ‘hecho’ del derecho fundamental y desde el ámbito de su protección, por ello, son parámetros de tutela que pueden ser considerados como las únicas vías rectoras, que impulsan progresivamente15El principio de progresividad lleva a aplicar siempre la disposición más favorable a los derechos de las personas, por lo que siempre debe aplicarse aquel instrumento que en mejor forma garantice el derecho, no importando si la mayor garantía se encuentra en la norma interna del Estado o en la norma de derecho internacional de los derechos humanos incorporada al derecho interno, lo que lleva a una interpretación pro-cives o favor libertatis, o sea, a la interpretación que mejor favorezca y garantice los derechos humanos. HUMBERTO. Teoría de los derechos fundamentales. P. 71 la prevención y protección de los demás derechos fundamentales. En ese sentido, se considera que:

El Estado garantiza a todas las personas y colectividades, sin discriminación alguna, el libre y eficaz ejercicio de los derechos establecidos en esta Constitución, las leyes y los tratados internacionales de derechos humanos (art. 14.III CPE).

En el ejercicio de los derechos, nadie será obligado a hacer lo que la Constitución y las leyes no manden ni a privarse de lo que estas no prohíban (art. 14.IV CPE).

Bajo estos dos fundamentos, con el primero, nos referimos a “[…] un conjunto de características o elementos que permiten integrar lo que sería su contenido, esta puede definirse como un estado de protección que brinda el Estado y en cuya consolidación colabora la sociedad, a fin de que determinados derechos pertenecientes a los ciudadanos puedan ser preservados frente a situaciones de peligro o amenaza o reparados en caso de vulneración o desconocimiento”16Tribunal Constitucional de la República de Perú EXP. N. º 5994-2005-PHC/TC LIMA; mientras el segundo, configura las inherencias del bien supremo de los derechos fundamentales de un constructivismo propio y amplio del derecho, donde nadie puede ser obligado a hacer lo que la Constitución y las leyes no manden; y, en sentido estricto, nadie puede privarse de lo que estas no prohíban el libre y eficaz ejercicio de los derechos fundamentales (art. 14.IV CPE).

3.2. El reconocimiento de los derechos fundamentales no enunciados

¿Qué son los derechos no enunciados y cómo se reconoce? son derechos implícitos comúnmente conocidos como derechos fundamentales no enunciados; son cláusulas constitucionales, que dan lugar a que el ordenamiento constitucional de los derechos fundamentales por principium de progresividad son principium complementarios, informadores e inspiradores del ordenamiento jurídico interno, en ese sentido, el constituyente a previsto que:

Los derechos que proclama esta Constitución no serán entendidos como negación de otros derechos no enunciados (art. 13.II CPE).

Por tanto, es la propia Constitución que reconoce la cláusula de los derechos implícitos, conocidos constitucionalmente como derechos no enunciados, que permite dar forma a la imagen del Estado constitucional de derecho plurinacional y al modelo garantista de los derechos humanos porque influye en todo el ordenamiento infraconstitucional con la aplicación del control difuso de convencionalidad que se traduce en garantías implícitas (en realidad auténticos derechos fundamentales) que condiciona el ejercicio del derecho frente al Estado y que busca asegurar según el derecho de que se trate, en sentido propio y/o común.

3.3. El contenido esencial de los derechos fundamentales

Todo contenido esencial de los derechos fundamentales “[…] que inspiran, informan y conforman sus normas. Son los principios […] que, evocando las causas primeras, fuentes u orígenes de las normas y reglas, confieren cohesión, coherencia y legitimidad a las normas jurídicas y al sistema jurídico como un todo”17Voto Razonado del juez de la CORTE IDH Dr. AA Cancado Tridante, párr. 16, Caso Instituto de Reeducación de Menor Vs. Paraguay. Sentencia de 2 de septiembre de 2004. Serie n.° 112..

En ese sentido, el contenido esencial de los derechos fundamentales, trata de una vía axiológica, que encierra dentro de sí un amplio conjunto de derechos que se traducen en otros tantos derechos, en virtud de su particular estructura normativa de los derechos humanos: i) el bien común “suma qamaña (vivir bien)18Constitución Política del Estado Plurinacional. Art. 8.I: El Estado asume y promueve como principios ético-morales de la sociedad plural: ama qhilla, ama llulla, ama suwa (no seas flojo, no seas mentiroso ni seas ladrón), suma qamaña (vivir bien), ñandereko (vida armoniosa), teko kavi (vida buena), ivi maraei (tierra sin mal) y qhapaj ñan (camino o vida noble). ; ii) la realización de la justicia “El Estado garantiza el derecho […] a una justicia plural, pronta, oportuna, gratuita, transparente y sin dilaciones”19Constitución Política del Estado Plurinacional. Art. 115.II: El Estado garantiza el derecho al debido proceso, a la defensa y a una justicia plural, pronta, oportuna, gratuita, transparente y sin dilaciones.; iii) el deber primordial del Estado “La dignidad y la libertad de la persona son inviolables. Respetarlas y protegerlas es deber primordial del Estado”20Constitución Política del Estado Plurinacional. Ver art. 22.; y, iv) la preservación de la paz “Bolivia es un Estado pacifista que promueve la cultura de la paz y el derecho a la paz, así como la cooperación entre los pueblos de la región y del mundo, a fin de contribuir al conocimiento mutuo, al desarrollo equitativo y a la promoción de la interculturalidad, con pleno respeto a la soberanía de los Estados”21Constitución Política del Estado Plurinacional. Ver art. 10..

3.4. La supremacía de los derechos fundamentales

Los derechos fundamentales, por su carácter de norma suprema del ordenamiento constitucional boliviano “[…], implica ya, por sí sola, un nivel de protección muy elevado,”22ESCOBAR ROCA, Guillermo. Introducción a la teoría Jurídica de los derechos fundamentales. España: Editorial CICODE + TRAMA, 2005: 27. en ese sentido, las Disposiciones Generales en base a categorías propias del constitucionalismo plurinacional, revitaliza la interpretación de los derechos fundamentales. Por ello, expresa la comprensión de un nuevo modelo de Estado Constitucional de Derecho en base a los Derechos Humanos, como pilares informadores de que “la Constitución es la norma suprema del ordenamiento jurídico boliviano y goza de primacía frente a cualquier otra disposición normativa (art. 410.II CPE)” “[…] de esto se desprende, que los derechos fundamentales vinculan no solo a los poderes públicos del Estado, sino también a los particulares. En consecuencia, también al interior de una institución privada, como puede ser una asociación, se impone el deber de respetar los derechos fundamentales”23http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2005/01848-2004-AA.pdf, por su carácter superior e inalienable.

3.5. Los derechos fundamentales como derechos de aplicación directa

Una de las características del Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario, es la reconceptualización de la norma suprema como norma jurídica de aplicación directa y no únicamente como una carta política programática a ser materializada por la ley24En virtud de ello se concibe a la Constitución como fuente primaria del ordenamiento jurídico y a la vez norma suprema directamente justiciable, dotada de un contenido material (principios, valores supremos y derechos fundamentales a ser materializados, que condicionan la validez de las demás normas infraconstitucionales, y que exigen a los operadores del derecho ingresar en la tarea de su consecución). SCP 2246/2012 Sucre, 8 de noviembre.; en ese sentido, mediante SCP 1714/2012 de 1 de octubre, el Tribunal Constitucional ha señalado que:

[…], la Constitución sirve para garantizarlos, lo que supone ingresar en un proceso de real efectivización de todos los derechos fundamentales, donde el Estado Constitucional de Derecho, sustenta su estructura en el respeto a derechos fundamentales con el encargo de materializarlos a través de sus instituciones y estructuras organizativas para lograr una convivencia pacífica, […].

En ese entendido, un derecho fundamental es relativo cuando su tutela y garantía correspondiente incumbe a uno o varios sujetos de derecho fundamental, siendo la máxima que: ‘todos los derechos reconocidos en la Constitución son directamente aplicables y gozan de iguales garantías para su protección’ (art. 109 CPE), por ello, dejando de lado, aquella praxis que sean restrictivas y que se encuentren orientadas a negar su efectividad.

3.6. La limitación a los derechos fundamentales

La naturaleza propia de los derechos fundamentales, están reflejados en la Constitución Política del Estado como derechos relativos, rompiendo las tendencias jurídicas neoliberales del absolutismo jurídico25Se refiere a las disposiciones infraconstitucionales que contienen los valores fundamentales del constitucionalismo boliviano reflejada en los ideales que compiten entre sí para el logro de su máxima protección del derecho fundamental.

En ese sentido, el constitucionalismo plurinacional pone en consideración el principio de reserva legal (art. 109. I. II CPE), que tiene una característica directa y reguladora:

Todos los derechos reconocidos en la Constitución son directamente aplicables y gozan de iguales garantías para su protección.
Los derechos y sus garantías solo podrán ser regulados por la ley.

El primero, es propio del Estado Constitucional de Derecho, es decir, que los derechos reconocidos por la Constitución son directamente aplicables, por ejemplo, “Toda persona tiene derecho a la libertad y seguridad personal. […] (art. 23.I CPE)” este derecho fundamental en asuntos jurídicos puede ser resuelta a través de la interpretación del texto constitucional (explícito) por ser inter alia de aplicación directa y de igualdad de protección frente a otros derechos en colisión, por esta razón, no depende de las circunstancias reguladoras de ley; el segundo, se rige por las regulaciones propias del derecho regulador (principio de legalidad), así como, por ejemplo, “[…]. La libertad personal solo podrá ser restringida en los límites señalados por la ley para asegurar el descubrimiento de la verdad histórica en la actuación de las instancias jurisdiccionales (art. 23.I CPE)”, si bien la Constitución encomienda a la ley la restricción de la libertad física, ‘[…] a través del uso de medidas infraconstitucionales […] en el ámbito de protección del derecho. […], ellas convierten a todo derecho fundamental […] en un derecho relativo. […], para crear una posibilidad constitucional de limitar el derecho fundamental a través de una disposición infraconstitucional dentro de las restricciones del derecho’26AHARON BARAK. Proporcionalidad de los derechos fundamentales y sus restricciones. Lima, Perú Editorial, PALESTRA, 2017: 59 sin que puedan afectar la extensión de su protección y la forma en las cuales dicha persona pueda realizar27En consecuencia, implica dos preceptos básicos, de manera adjetiva y sustantiva, el primero, enlaza que solo el Órgano Legislativo tiene la facultad de evaluar y definir las etapas, características y los procedimientos que integran la medida de restricción infraconstitucional, sin alterar su núcleo —en su sentido material, sin alterar su núcleo esencial— contenidos, en la Ley Fundamental; el segundo, como limitación sustantiva a los Derechos Fundamentales, conforme al criterio de la Comisión IDH “[…], esta debe ser interpretada restrictivamente en virtud del principio pro homine, por el cual, en materia de reconocimiento de derechos, se debe estar a la norma más amplia y a la interpretación más extensiva e, inversamente, a la norma y a la interpretación más restringida en materia de limitación de derechos”..

4. Conclusiones

A continuación, se presentan las conclusiones finales del análisis realizado sobre las “Disposiciones generales de los derechos fundamentales del constitucionalismo boliviano”, bajo los siguientes fundamentos:

  1. Las disposiciones generales del constitucionalismo plurinacional son principium informadores de los derechos fundamentales en función a la relatividad del derecho, del interés social, política y económica que inspira, informa y conforma sus disposiciones infraconstitucionales como un todo, en busca del bien común; la realización de la justicia; la preservación de la paz y la democracia popular.
  2. Por otro lado, las Disposiciones Generales de la Constitución, no deben ser entendidos como normas constitucionales, sino como principium fundamentales de nivel superior, de este modo, las fuerzas internas y las fuentes internacionales de derechos se retroalimentan unos a otros, manteniendo el diálogo horizontal entre los derechos fundamentales y los derechos humanos.
  3. En esa misma línea, las Disposiciones Generales de la Constitución, como principium fundamentales del nivel superior, son principios informadores, complementarios e inspiradores del derecho, manteniendo el diálogo vertical de los derechos fundamentales con las disposiciones infraconstitucionales, que impulsan progresivamente la ponderación y proporcionalidad de los mismos.

Bibliografía

Barak, Aharon. Proporcionalidad de los derechos fundamentales y sus restricciones. Lima, Perú: Editorial, PALESTRA, 2017,
Escóbar Roca, Guillermo. Introducción a la teoría jurídica de los derechos fundamentales. España: Editorial CICODE + TRAMA, 2005.
Ferrajoli, Luigi. Los fundamentos del derecho fundamental. España: Editorial TROTTA, 2016
Jurisprudencias consultadas
Jurisprudencias del Tribunal Constitucional Plurinacional de Bolivia
SCP 0121/2012 de 2 de mayo
SCP 0680/2012 de 2 de agosto
SCP 2246/2012 Sucre, 8 de noviembre
SCP 0610/2013-L Sucre, 3 de julio
SCP 1617/2013 Sucre, 4 de octubre
Jurisprudencias del Tribunal Constitucional de la República del Perú
EXP. N.° 1417-2005-AA/TC LIMA – Manuel Anicama Hernández (ALTIBAJAS)
EXP. N. º 5994-2005-PHC/TC LIMA
Jurisprudencias de la Corte Constitucional de Colombia
Sentencia T-095 de 2016
Sentencia T-770 de 2011. M.P. Mauricio González Cuervo.
Jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos
Voto razonado del juez de la Corte de la IDH Dr. AA Cancado Tridante, párr. 16, Caso Instituto de Reeducación de Menor Vs. Paraguay. Sentencia de 2 de septiembre de 2004. Serie n.° 112.
Consultas de Páginas Web.
http://tc.gob.pe/jurisprudencia/2005/03330-2004-AA.pdf
http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2005/01848-2004-AA.pdf

Rounded image

Félix Mamani Arista

Abogado, nació en 1988 en la comunidad de Irpa Irpa, del Ayllu Jucumani, del Municipio de Chuquihuta, de la provincia Rafael Bustillo–Potosí. Ha realizado diferentes investigaciones en Derecho Constitucional y Derechos Colectivos, ha realizado diferentes conferencias a nivel nacional. Entre sus publicaciones resaltan las realizadas respecto al tema de “Derecho al debido proceso penal boliviano y tutela judicial efectiva”.