De la teoría a la práctica

La gestión de la política económica en el Ecuador

Rafael Vicente Correa Delgado
Publicado en agosto 2017 en La Migraña 22
Rounded image

Hemos vivido diez años de transformaciones históricas en nuestro país, se ha duplicado el tamaño de la economía, reducido impresionante la pobreza, la desigualdad y quiero sacar conclusiones de la política económica y la política en general. Esos serán los mensajes centrales de ésta intervención.

La necesidad de que los economistas piensen políticamente, porque no es que actuamos en un vacio de fuerzas, política la podemos entender como la relación de poder en una sociedad, y hay una relaciones de poder de explotadores a explotados, que si ustedes aplican técnicas sin cambiar esa relación de poder, técnicas económicas, lo único que están haciendo es perpetuar esas injusticias.

Ustedes saben que América Latina es el continente más desigual del planeta; no es el más pobre, el más pobre es África, sudeste asiático; el problema es que tenemos ricos más ricos que Suiza y pobres más pobres que en África; ese es otro problema de los economistas, se dice que el economista es un tipo que se conforma con los promedios, en promedio somos la clase media, pero ese promedio esconde grandes y abismales desigualdades; el economista es capaz de decirle a un hombre que esta con la cabeza metida en un horno hirviendo y los pies metidos en un balde con hielo, que en promedio se encuentra bien, los promedios ocultan muchas cosas.
Dada esa realidad en América Latina, cualquier proceso de cambio verdadero en nuestra América tiene que hablar de distribución del ingreso, distribución de la riqueza y justicia social. En el caso del Ecuador es válida la comparación entre la década de la Revolución Ciudadana con la década neoliberal que precedió a mi gobierno; para ver las diferencias en la toma de decisiones, diferencias en la política económica, diferencias que no son casuales, responden a las diferencias en las relaciones de poder.

Entre 1996 y 2006, en la larga y triste noche neoliberal, la economía ecuatoriana medida a través del PIB nominal en dólares, moneda dura, creció en 85%, al pasar de 25.000 millones dólares a 46.800 millones de dólares, 85% nominales pero medida en moneda dura, mientras que en 2006 al 2016, en la década de la Revolución Ciudadana la economía más que se duplicó, llego al 108% al llegar a una producción que alcanzó los 100.000 millones de dólares. En 2015 entramos en una recesión, cayeron los precios de nuestros productos de exportación, eso disminuyó el valor nominal de nuestra producción, ahora estamos cerca de 98.000 millones de dólares, pero en todo caso es un crecimiento del más del 100%.

Hemos crecido y hemos crecido bastante, el tamaño de la economía se ha duplicado, en eficiencia la década de la Revolución Ciudadana es muy superior a la década neoliberal; pero que es lo importante o lo más importante, puede haber un crecimiento empobrecedor, ustedes pueden hacer crecer un país explotando la fuerza laboral, en base a transnacionales que se llevan todo los recursos, todo el ingreso y quedar las migajas para el país, puede haber crecimiento empobrecedor y eso es lo que parcialmente ocurrió en la época neoliberal; pero no necesariamente el dinero salió, sino que se concentró, el crecimiento fue prorico, mientras que en la época de la Revolución Ciudadana fue claramente propobre.

Cómo podemos ver esto, en la época neoliberal creció el ingreso de cada decil de la población, esto quiere decir la población ordenada en 10 partes iguales desde el 10% más pobre hasta llegar al 10% más rico, todos crecieron, no se olviden que la economía creció el 85%, pero el 10% más pobre sólo creció el 20% en su ingreso, mientras que el 10% más rico creció el 112% en su ingreso; en cambio durante la década de la Revolución Ciudadana, no sólo crecimos más sino que los más ricos crecieron el 40%, todos han ganado, los ricos también, pero tienen que quejarse porque esa es su forma de ser porque no dominan al gobierno mas a ellos les ha ido bastante bien; pero a los pobres les ha ido mucho mejor, el ingreso del 10% más pobre ha crecido tres veces más, es decir, mientras en la década neoliberal del pastel del crecimiento se dio el 5,5 % más al 10% más rico que al 10% más pobre, en la Revolución Ciudadana es al revés, tuvimos un pastel más grande y se le dio 3 veces más del pastel al 10% más pobre que al 10% más rico, que significa esto, que la desigualdad disminuye, disminuye grandemente.

En la repartición del ingreso, medido por el indicador más frecuente en economía que es el coeficiente de Ginni, decreció 9 puntos, siendo Ecuador el país que más ha reducido desigualdad en América Latina, el coeficiente de Ginni que va de cero a uno, donde cero significa igualdad perfecta, de 100 dólares y 100 personas, cada persona recibe 1 dólar y 1 significa desigualdad perfecta, de esos 100 dólares 1 se lleva los 100 dólares y los otro 99 no se llevan nada, mientras más bajo sea mejor, Ecuador al principio de mi gobierno estaba por encima del promedio de América Latina, que es 0,52 aproximadamente, hoy estamos muy por debajo del promedio.

Los que conocen estas cosas saben que estas desigualdades responden a factores estructurales que a su vez responden a relaciones de poder; no es sencillo mejorar la redistribución de un país, porque enseguida te acusan de estatista, comunista, todos los cuentos de siempre de las élites y sus medios, del gran capital; hemos disminuido 9 puntos ese coeficiente de Ginni lo cual es un importantísimo logro, a tal punto que la CEPAL nos colocaba entre los países más desiguales del continente, hoy nos pone entre los tres países menos desiguales de Sudamérica.

La supremacía del trabajo humano sobre el capital también es fundamental para estos logros y además es algo profundamente ideológico, las cosas conceptuales, las cosas fundamentales son éstas, la supremacía del ser humano sobre el capital, mientras que la propuesta del sistema neoliberal capitalista es la supremacía del capital sobre el ser humano, el ser humano como un instrumento más de acumulación del capital, es el gran pecado de la humanidad en el siglo XXI, todo está en función del capital, el orden mundial las medidas que se tomaban en América Latina, impuestas por el FMI, BM, ustedes pueden sacar como común denominador supremacía del capital sobre los seres humanos, y eso es fuente de desigualdad.

Una de las características fundamentales del socialismo del siglo XXI es la supremacía del trabajo humano sobre el capital, es lo que nos define, más aún cuando enfrentamos un mundo completamente dominado por el capital, no puede existir verdadera justicia social sin esta supremacía del trabajo humano expresada en salarios dignos, estabilidad laboral, adecuado ambiente de trabajo, seguridad social, justa repartición de la producción y de los frutos del progreso técnico.

En Ecuador hemos avanzado mucho, pero falta mucho por hacer, cuando llegamos al gobierno habían formas extendidas de explotación de la fuerza laboral como la terciarización; por ejemplo la empresa cementera más grande del país, con ventas cerca de 600 millones de dólares, tuvo un juicio laboral empezado por un trabajador, la misma decía que no tenía trabajadores, y porqué decía esto, porque reinaba la terciarización, que significaba que una tercera empresa contrataba a los trabajadores en vez de la empresa principal y esta empresa obviada obligaciones patronales, obviaba derechos a los trabajadores; ese es el país que encontramos y enfatizo esto porque quieren volver a ese país, con nombres bonitos y rimbombantes, la Cámara de Comercio de Guayaquil acaba de presentar una propuesta de flexseguridad “flexibilidad laboral con seguridad”, eso es contradictorio, quieren volver al pasado, poniéndole etiquetas bonitas a la simple explotación laboral.

Antes la remuneración al capital representaba el 36% del ingreso nacional, el ingreso es un flujo, algo que se mide en función del tiempo, por ejemplo yo abro una llave para echar agua en el balde y puede caer un litro por hora ese es el flujo, la producción es un flujo cuánto produzco por año, pero cuánta agua hay en el balde es un aservo o un anglisismo stock, o sea lo acumulado; la riqueza es un stock, obviamente la riqueza se incrementa con mucha producción, con mucho flujo, entonces esto mide cuanto generamos en bienes y servicios por año y eso a su vez representa ingreso para esa sociedad y otra de las fuentes de inequidad o equidad es como se distribuye ese ingreso entre capital y trabajo, la remuneración del capital son intereses, alquileres y utilidades, la remuneración al trabajo es básicamente la masa salarial, en nuestras economías hay un problema, hay una gran zona gris, el autoempleo, es capital o trabajo, esos que se llaman trabajadores independientes.

Antes de ese pastel llamado ingreso nacional, la mayor parte se la llevaba el capital con un 36%, esto ha ido decreciendo, ahora la mayor parte se la lleva la remuneración al trabajo, esto que ha significado, que hemos mejorado sustancialmente el salario mínimo, antes al ingreso de mi gobierno el salario mínimo era 60 dólares, hoy está en 375 dólares, ahora si se hace respetar derechos laborales, como la participación de las utilidades, antes no se pagaba precisamente por la terciarización del trabajo, esta excesiva remuneración al capital es la fuente de las inequidades en nuestra América.

Sin duda, durante la larga y triste noche neoliberal con el argumento de ganar competitividad la gran sacrificada fue nuestra clase trabajadora, en nombre de la competitividad terciarizan, eluden su responsabilidad patronal, en nombre de la competitividad contratan por hora sin importarle la estabilidad, etc. Qué hay de malo en esto, que cuando ustedes pierden un derecho como la estabilidad, tiene que ser compensado con mayor remuneración y el contrato por hora pagaba menos que el trabajo normal, explotación laboral para basar la competitividad, la rentabilidad de la empresa en la explotación a nuestros trabajadores; en la época neoliberal la gran sacrificada fue nuestra clase trabajadora y mejorar la situación de los trabajadores siempre ha sido difícil por el chantaje del capital, mal con ellos porque hay explotación laboral pero peor sin ellos, porque entonces no hay inversión, no generamos empleos y se genera desempleo.

En Ecuador resolvimos este dilema con medidas creativas e inéditas, hasta donde conocemos es el único mecanismo en el mundo entero, en nuestra legislación siempre ha existido el salario mínimo, es decir un salario base para contratar un trabajador, un salario legal, pero no significa un salario justo, así que nosotros introdujimos una nueva categoría que le llamamos el Salario Digno, definido como aquel que le permite a una familia salir de la pobreza con el ingreso familiar, el salario digno permite cubrir a una familia el consumo básico y así superar la pobreza, entonces una empresa puede contratar a un trabajador por el salario mínimo, pero no podrá declarar utilidades hasta que cada uno de sus trabajadores alcance por lo menos el salario digno, en otras palabras significa que se repartirá el 100% de las utilidades entre sus trabajadores, entonces la empresa no percibe utilidades hasta que cada uno de los trabajadores alcance el salario digno, de esta forma superamos el dilema de “mal con ellos peor sin ellos”.

Los efectos de esta medida fueron asombrosos incluso han superado nuestras expectativas, los salarios mínimos empezaron a subir desde el año 2011, en el año 2014 el salario mínimo igualó el salario digno. Todos pronosticaron que era el fin del sistema productivo, que se iba a perder competitividad, que era una locura, no paso absolutamente nada, subieron los salarios promedio, y hoy el salario básico ya es igual a la salario digno, esto ha ayudado a disminuir la pobreza también, la pobreza por consumo se redujo de 38% a 28% esta reducción de 11 puntos, se explica por efecto crecimiento en 5.4% y por efecto distribución en 7.1%, la pobreza entre 2006-2014 ha disminuido en 12%, esto quiere decir que 12 millones de ecuatorianos has salido de la pobreza, junto con Bolivia, somos de los países que más han reducido la pobreza en toda América Latina, pero interesante, este 12 puntos de reducción de la pobreza, 5 puntos son explicados por efecto de crecimiento y 7 puntos por efectos distribución por eso se dice que el crecimiento ha sido propobre.

En el periodo 1995-2006 la pobreza por consumo tan sólo tuvo un punto de reducción, lo que pasa es que uno ara en el mar, porque esto lo decimos una y otra vez pero los medios de comunicación vuelven a mentir y sus seudos analistas vuelven a mentir; cuando la crisis del 1999 las cifras de pobreza se disparan, para luego empezar a disminuir, ellos miden desde ese punto hasta el punto del 2006 y dicen que redujeron 14 puntos la pobreza, la verdad es que esa reducción fue coyuntural por la crisis que ellos habían generado, la forma correcta de medir esto es desde el inicio de la larga y triste noche neoliberal, desde el punto inicial que es el 1996, hay que medir las condiciones estructurales, en realidad en once años de gobierno neoliberal, bajaron un punto la pobreza y ésta es una de las mentiras que se maneja. Desde el año 2006 si hubo una reducción estructural, durante el periodo de la Revolución Ciudadana; sin embargo, para efectos didácticos tomemos el año 98 al año 2006, donde baja seis puntos la pobreza, después de que ellos lo hicieron subir; lo interesante de esto es que por efecto crecimiento la pobreza se reduce 8,4 puntos, y por distribución la pobreza tiende a aumentar a 1.9, pero en realidad, en total sólo se reduce 6,5 puntos sólo por el efecto crecimiento; en la época neoliberal el efecto crecimiento se ve contradicho por el efecto redistribución, disminuye pobreza en 8 puntos por efecto crecimiento pero aumenta casi 2 puntos por efecto distribución, tenemos la peor distribución del ingreso.

Con algunas medidas que tomamos al inicio de la gestión, como la recompra de la deuda externa a valor de mercado; que quiere decir esto, una cosa es el valor nominal, ustedes pueden tener una deuda de 3.000 millones de dólares, pero en el mercado se la puede recomprar a ¼ de su valor nominal o sea 1.200 millones; esa era la trampa eterna de la renegociaciones de la deuda de nuestros delegados que iban a renegociar y volvían llenos de éxito diciendo que redujeron la deuda de 3.000 a 2.500, que teníamos un descuento del tanto por ciento para que salga exacto, pero ese era el valor nominal, esa misma deuda se podía comprar a la mitad en el mercado, o sea eran pésimas negociaciones, que predicaban en nuestro país esos tenedores. Pero esos tenedores no eran los primarios, habían comprado la deuda con descuento en el mercado, pero nunca se hacía referencia al valor de mercado de la deuda si no al valor nominal, porque aunque ustedes no lo crean muchas veces los encargados de renegociar la deuda eran tenedores, estos no eran extranjeros eran ecuatorianos, era el ministro de finanzas era el asesor económico, eran nuestros representantes para ir a renegociar la deuda.

Nosotros pudimos comprar nuestra deuda a valor de mercado, renegociamos los contratos petroleros que eran un asalto para el país, mejoramos nuestra recaudación y con estas medidas, se liberaron miles de millones de dólares para la inversión pública la cual con respecto al 2006 se duplicó en términos porcentuales y creció más del 400% en términos absolutos, y paso a ser de las más altas de la región, y adivinen con quien competimos, por supuesto con Bolivia, por eso se la tengo jurada a Evo Morales, en este momento Bolivia tiene una inversión más alta que el Ecuador, pero por ejemplo el año 2013 fuimos la más alta del continente; estas no son cifras muertas, cifras vacías, esto significa carreteras, escuelas, hospitales, hidroeléctrica, inversión productiva, inversión social para el bienestar de nuestro pueblo.

Vamos a hablar de nociones, algunos nos quieren hacer creer que esto se llama estatismo, una buena inversión pública apoya la inversión privada, acaso cuando hacemos carreteras no viene inversión privada, pero como no le dejamos todos los negocios al sector privado, tenemos una campaña que llama estatismo a la inversión pública.

Si revisamos los libros anglosajones que habla del efecto clouding out, que significa desplazamiento de la inversión pública hacia la inversión privada, eso sólo sería posible en el corto plazo y con pleno empleo, pero ese mundo no existe. Mas una buena inversión pública atrae inversión privada, como les decía hasta la educación, acaso con mejor recurso humano no viene mayor inversión privada nacional y privada extranjera, entonces el salto que ha habido en la inversión pública ha sido brutal y esto ha permitido una total transformación del país, la inversión pública ha generado transformaciones en educación, en vialidad, infraestructura logística, de comunicaciones, generación eléctrica, seguridad ciudadana y en general en competitividad sistémica en desarrollo social.

Gracias a esta inversión estratégica hemos podido afrontar de mejor manera los factores externos negativos que nos han golpeado estos dos últimos años, nos han pasado las diez plagas de Egipto, el crudo invierno que nos a afecta a inicios de este año, tenemos afectadas menos de 20.000 has, con todo respeto pregunten cuantas hectáreas tiene afectadas Perú, que ha pasado el mismo fenómeno, sin las grandes de infraestructuras que hemos construido para riego y control de inundaciones, las hectáreas afectadas alcanzarían por lo menos 150.000.

Cuatro de estas grandes obras multipropósito costaron 792 millones de dólares pero las pérdidas evitados por año alcanzan a 300 millones anuales, en apenas tres años se recupera la inversión; mas cuál es el problema, esa es una de las trampas de las finanzas públicas, trampa ideológica, hacer creer que todo lo público es malo, esos 792 millones están registrados salen del presupuesto, probablemente se financia con deuda, y se registra como deuda externa, esos 792 millones en activos no están registrados, pero no sólo eso, esos 300 millones de ahorro queda en manos de la población, de los agricultores, de los productores y no se registra como ingreso y por eso hablan de gasto público, cuando es la mejor inversión y el mejor ahorro, estos multipropósito le están permitiendo evitar pérdidas o en otras palabras ahorrar 300 millones de dólares anuales y esto ratifica el principio que siempre hemos sostenido, que no hay mejor ahorro que una buena inversión.

Este manejo adecuado de los recursos públicos, fruto de todas estas acciones, recompra de deuda, triplicación de la recaudación tributaria, renegociación de los contratos petroleros, ha permitido también pagar la deuda social, el 2006 se destinaba el 5.3% para el sector social, en el 2016 con el doble de producción ahora se destina el doble porcentualmente 10%, lo cual significa que ésta inversión se ha multiplicado por 4, esto es importante, el destino de los recursos sociales demuestra las relaciones de poder dentro de una sociedad.

Cuando nosotros anunciamos que queríamos pagar esa deuda ilegítima subían los precios de los bonos, si queríamos renegociar los bonos debíamos pagar más; cuando todo se va a salvataje bancario, para salvar la irresponsabilidad de banqueros inescrupulosos, cuando va la plata a sucretizaciones; la moneda se llamaba Sucre en los años 80, nuestros empresarios se endeudaron con el exterior, empezaron con la grades devaluaciones y para que no pierdan plata, hicieron que el Estado asuma esa deuda en dólares y los empresarios tenían que pagarle al Estado en Sucres, hubo una transferencia multimillonaria al sector privado más pudiente, eso se llamó la sucretización; cuando hay esas acciones se demuestra que el poder no lo tiene el pueblo, lo tienen esos empresarios, lo tienen esos financistas, lo tienen esos tenedores de bonos.
La inversión en educación, en salud, se muestra que el poder lo tienen las grandes mayorías, el destino de los recursos sociales demuestran la relación de poder al interior de una sociedad; y los datos evidencian incuestionablemente que antes en el Ecuador mandaban los acreedores, los banqueros, las burocracias internacionales y que ahora manda el pueblo ecuatoriano. En definitiva en esta década ganada no sólo tenemos un país más próspero, sino también un país menos injusto; todavía no podemos decir que el Ecuador es un país más justo, ni a Bolivia, ni a América Latina, pero en definitiva tenemos países menos injustos y prácticamente en todos los aspectos sociales y económicos han existido importantes y sólidos avances.

La población económicamente activa ha cambiado, como ha aumentado la producción, o sea el PIB; hemos pasado de ser un país de renta baja a uno de renta media, la deuda consolidada es de 27% perfectamente manejable y como se ha triplicado la recaudación, se aumentó no sólo la inversión pública sino también la inversión privada, no podemos salir del subdesarrollo sin inversión y la crítica de la izquierda infantil es que todo esto es desarrollismo, hemos sacado a 2 millones de personas de la pobreza, tenemos un país menos desigual, tenemos un mejor sistema de salud y sistema de educación, pero para otros eso es desarrollismo, algunos confunden el buen vivir con la premodernidad; cualquier familia que no tiene acceso a salud, educación, carreteras y vive en piso de tierra, eso no es folklore eso es miseria, eso es exclusión, no confundir la miseria con el folklore, no confundir la miseria con tradiciones y costumbres.

Entonces, tal vez a lo que se refieren ciertos grupos es a que no hemos logrado cambiar la mentalidad, solo acumulamos cuestiones físicas, continuamos con el consumismo, eso también sería injusto porque hemos luchado fuertemente para cambiar la concepción del desarrollo del buen vivir que nos es acumular todo lo posible sino vivir dignamente con la necesidades básicas satisfechas, vivir en armonía con los demás humanos, con la naturaleza, etc. Esto está estipulado en nuestra constitución, llamarle a todo eso desarrollismo, tal como lo ha llamado la Carta Pastoral de los obispos que salió antes de las elecciones, para influir en ellas, es una injusticia tremenda y también una tremenda ignorancia; no comprender todo lo que hemos logrado como país, haber disminuido la tasa de desempleo, la extrema pobreza está en menos de dos dígitos, como la desigualdad ha disminuido según el coeficiente de Ginni, las reservas internacionales han aumentado, la inversión extranjera, las exportaciones si bien han disminuido por los problemas de los últimos años, es algo que lo hemos podido manejar en el Ecuador.
Lo único que logro importar el neoliberalismo fue seres humanos por la crisis del 99, una ola de migraciones que destruyo familias, hogares, niños que se criaron con los hermanos mayores, los vecinos, los tíos; pero esos migrantes expulsados de su propia tierra por la miseria nunca se olvidaron de su país, lo que ganaban con tanto esfuerzo lo mandaban al país, las remesas se convirtieron en la segunda fuente de ingresos después de la exportaciones petroleras y fue lo que permitió rescatar al país de la crisis del 99, al Ecuador lo hundieron los ricos pero lo salvaron los pobres; mientras nuestros compatriotas se desgastaban trabajando en países lejanos y mandaban esos euros a nuestro país, cerca de 2 mil millones, una cantidad similar los banqueros sacaban de nuestro país, porque después de dos años ellos volvieron a romper records en utilidades, ese era el país que teníamos, un país prorico que quebraron al país el 99 y en dos tres años volvieron a romper record en sus utilidades y mandaban esa plata fuera por su falta de fe en el país, mientras que los exiliados de la pobreza mandaban su plata al país.

En definitiva, esta es la década ganada, más prospero y menos injusto, al inicio del gobierno tomamos también medidas políticas, para poner un ejemplo, nosotros tenemos una provincia muy poderosa, la del Guayas, que son de empresarios muy arrogantes, separatistas, tenían serios intentos de separar el país, siempre condicionaban por su poder económico al gobierno de turno, sacando al mes de que llegaba un nuevo gobierno un manifiesto de las fuerzas vivas del Guayas, encabezado por el Arzobispo, indicando todo lo que debíamos hacer, como si ellos hubieran ganado las elecciones; yo les respondí que ellos no eran las fuerzas vivas sino una fuerza de vivos y aquí nadie les va a hacer caso; otro ejemplo es de haber enfrentado a los medios, nuestra principal oferta de campaña fue hacer una Asamblea Constituyente que sepultara la constitución del 1998, hecha en un cuartel militar y que consagró el neoliberalismo en el país, por eso votó el pueblo ecuatoriano, y teníamos un boicot enorme en el congreso para impedir esa Asamblea Constituyente, y estábamos en esa lucha política, nosotros que habíamos ganado las elecciones y queriendo defender la voluntad el pueblo y los otros luchaban por continuar con la corruptela política. Y como siempre los medios de comunicación aprovechan esas coyunturas para ponerse como árbitros del bien y del mal, y sacan un comunicado llamando a la sensatez a las fracciones políticas, pidiendo que pensemos en el país. Nos ponían a todos en una misma canasta, cuando nosotros nos estábamos jugando la vida por respetar la voluntad del pueblo, pero esa es la trampa de los medios de comunicación, convertirse en los árbitros del bien y del mal sin tener ninguna legitimidad, es así que un día teníamos una concentración multitudinaria donde decidimos rayar la cancha y les dijimos que ellos no eran nadie y que en Ecuador se respeta la decisión del pueblo, de ahí viene nuestra confrontación con los medios de comunicación, pero perdieron credibilidad, más aún causan daño en toda América Latina, pero ya no ponen ni quitan gobiernos como antes.

Durante esta década de la Revolución Ciudadana, fueron tres las medidas económicas fundamentales que se tomaron para mejorar los ingresos fiscales, entre ellos: la recompra de la deuda externa, la renegociación de los contratos petroleros y el incremento de la eficiencia de la recaudación tributaria.

Con respecto a lo primero, gracias a un manejo con muchísima rigurosidad técnica, manejando teoría económica y asesoramiento externo, al inicio del gobierno pudimos renegociar la deuda a precio de mercado con lo cual el servicio de la deuda se redujo en un 25% al 5.3%, hicimos una auditoria de comisión de análisis de la deuda, ya que era una deuda ilegal, inmoral que se había pagado tres veces, nuestros tenedores eran acreedores y tenedores de los acreedores internacionales, primero no pagamos y luego recompramos la deuda a precio de mercado y esto nos ahorro miles de millones de dólares de gasto presupuestario.

La segunda medida que tomamos fue la renegociación de los contratos petroleros que eran contratos que se llamaban de participación, se les daba campos petroleros a las transnacionales, el principal productos de exportación y el único producto de exportación público del Ecuador es el petróleo, los otros son privados. Se les daba los campos a la transnacional y ellos nos daban a cambio de cada 100 barriles que sacaba en promedio 20 barriles para el estado, el dueño del recurso; entonces el estado prácticamente era un ajeno en esos campos, todo lo manejaban los extranjeros, estos contratos se negociaron en los 90 cuando el precio del barril estaba a 16 dólares; cuando los precios del petróleo se disparan, y suben a 50 dólares, las ganancias de estas empresas petroleras eran impresionantes y nos seguían dando 20 barriles por cada 100 que sacaban; este acuerdo al inicio era en proporción a los costos, pero cuando los precios se disparan, los ingresos superan con mucho a los costos, debió subir la participación del Estado, las ganancias de las compañías eran extraordinarias y no subió en nada la participación del Estado.

Entonces, los obligamos a renegociar y convertir esos contratos a Contratos de Prestación de Servicios, donde ocurre exactamente lo contrario, es la empresa que recibe una tarifa fija por barril de acuerdo al costo de producción a un costo razonable, si el barril cuesta 20 son 5 para el Estado, pero si el barril cuenta 100, 85 para el Estado, ya que es el dueño del recurso, sin esta renegociación estimamos que el estado ecuatoriano, habría dejado de recibir cerca de 33.000 millones de dólares entre 2008 y 2016, esto es lo que hemos ganado en los últimos años, pero a no olvidarnos del pasado.

Cuando caen los precios las ganancias disminuyen, eso fue lo que paso los últimos dos años, pero lo que ganamos cuando los precios estaban altos se fueron a inversión pública, a escuelas, a hospitales, a infraestructura productiva, en cambio, antes iba al bolsillo de las transnacionales, ahora este monto representa cerca del 42% de ingresos del sector público petrolero para el Ecuador, esto gracias a la renegociación.

Algunos argumentos para desacreditar el progreso de los últimos años en el Ecuador han sido que fue suerte, gobierno suertudo, que tuvo los precios más altos del petróleo; sin embargo, sin la renegociación de los contratos el monto que hubiésemos recibido por nuestro petróleo hubieron sido más bajos, tal vez menos de la mitad, el país hubiera dejado de ganar decenas de miles de millones de dólares.

Pero cuando manipulan la información, se dice que el gobierno tuvo los precios más altos, pero debemos ver también los costos de producción; a principios de los 80 también tenías precios altos, primera cosa elemental ya que hay que comparar en valores constantes y reales, segundo hay que comparar los ingresos netos, por otro lado, antes los campos eran jóvenes, uno pateaba fuerte y salía el petróleo, el costo de producción de Petroecuador era 5 dólares por barril, en cambio, ahora tenemos campos que su costo de producción está en 50 – 60 dólares, entonces si el precio está a 70 dólares estamos ganando 10 dólares, si hace 40 años el precio era 20 dólares y el costo de producción era 5 dólares, estábamos ganando 15 dólares, hay que descontar los costos de la producción, segunda cosa evidente; tercera cosa evidente no es lo mismo producir 500 mil barriles para 6 millones de personas que para 16 millones de personas, eso se llama producción en valor por habitante per cápita.

Entonces necesitamos medir los ingresos netos, descontando los costos de producción, en términos reales y por persona, cuando hacemos esos ajustes elementales tenemos el ingreso real neto, per capita histórico en los años 80 era de 310 dólares, en cambio en nuestro gobierno fue menor, prácticamente con respecto a todos los gobiernos ha sido menor, excepto en el 2002 -2006; por qué enfatizo todo esto, porque no ha sido suerte, ha sido patriotismo, ha sido honestidad, ha sido soberanía, ha sido buscar el bien común y eso no lo dice el gobierno, lo dicen estudios internacionales como el del Boston Consulting Group, ellos hicieron este estudio de cómo se transformó la riqueza petrolera en bienestar y cómo se transformó el crecimiento en bienestar; no olviden que riqueza es stock, crecimiento es flujo, de los países petroleros de lejos Ecuador es un out side, es el que mejor aprovecho la riqueza y la renta petrolera.

La tercera medida fue mejorar la recaudación, la evasión era el deporte nacional en el Ecuador, la inmoralidad que reinaba en nuestros países, la inmoralidad y la corrupción; no afiliar a un trabajador al seguro social no era considerado explotación laboral, pero los empresarios dormían tranquilos, porque eso era normal, a través de esa lucha contra la evasión casi se triplicó los ingresos nacionales, que paso de 4 mil millones de dólares a 14 mil millones dólares, se ha triplicado el incremento de la recaudación tributaria.

Si yo les muestro este dato a opositores ecuatorianos, seguro nos dirían que les hemos llenado de impuestos, les puedo demostrar que en realidad se han reducido los impuestos, y estudios técnicos demuestran que casi 90% de este incremento en recaudación es por eficiencia, que no se tolera la evasión y sólo un 10% producto de algunos impuestos que hemos implementado, no con fines recaudatorios si no con fines macroeconómicos, como por ejemplo el impuesto a la salida de las divisas para evitar los ataques de los capitales golondrina que es un ataque a la dolarización otro impuesto es a las bebidas azucaradas, que no busca recaudar si no busca cuidar la salud del pueblo ecuatoriano, que ha tenido un éxito enorme, tanto que hoy la OMS ha recomendado implementar ese impuesto en otros países del mundo.

Los impuestos tienen tres objetivos: para los neoliberales va a ser sólo recaudación, claro un impuesto genera recaudación, pero también tiene como objetivo la redistribución, con ese ingreso genera oportunidades de las grandes mayorías, para generar justicia social y tiene un tercer objetivo que lo llamamos regulación, pero que en realidad es cambio de comportamiento social, si yo quiero cambiar el comportamiento de una sociedad que fuma demasiado y consume menos leche, no es mala idea ponerle un impuesto a los cigarrillos y con ese ingreso financiar un incentivo a la leche y verán que disminuye el consumo de cigarrillos y aumenta el consume de leche, entonces los impuestos también sirven para cambiar comportamientos sociales y los pocos impuestos que hemos creado son básicamente para eso, de hecho el resto hemos reducido o desaparecido, pero se han creado impuestos contra la contaminación ambiental, para las bebidas azucaradas e impuestos macroeconómicas como el impuesto a la salida de divisas para proteger la dolarización, de ahí que cerca del 90% es eficiencia y no es creación de nuevos impuestos.

Nos quieren transmitir la idea de que el gasto público es un indicador de la calidad de las políticas económicas, todos los días los seudo analistas que dicen que hay excesivo gasto público, segundo satanizan el gasto público perse, nos quieren hacer creer que menor gasto publico es mejor la política económica, eso es pura ideología, neoliberalismo, capitalismo, para minimizar la acción del estado y dejar los negocios para el sector privado, Dinamarca es el país más desarrollado del mundo, según el índice de la felicidad es el más feliz del mundo, y tiene 55% de gasto público respecto al PIB, Sudán es el país con menor desarrollo y tiene 12% de gasto público, con esta ideología disfrazada de ciencia, Sudan tiene mejor política económica que Dinamarca.

No hay teoría ni evidencia que nos indique el nivel óptimo del Estado, medido sobre todo por medio del gasto público con respecto a la producción, esto depende entre otras cosas de la situación de un país; en un país en vías de desarrollo probablemente el Estado tendrá que intervenir más; sin embargo, la evidencia demuestra lo contrario, que los países desarrollados exigen más servicios públicos, entonces, el gasto público tiende a aumentar, pero en un país en vías de desarrollo se necesita infraestructura, energía, que si lo hace el sector privado bienvenido, pero no nos vamos a sentar a que lo haga; también depende de la cultura, depende de los valores, si creemos que la educación es una mercancía entonces debe ser privatizada, pero si la consideramos una necesidad, entonces debemos gestionar inversión y gasto público; obviamente, no se puede gastar ilimitadamente, eso puede generar grandes déficit fiscales, entonces si se tiene déficit fiscales hay que ver como lo financiamos, entonces crece la deuda pública y crece el servicio de esa deuda, pero en realidad en el caso ecuatoriano pese a la inmensa inversión pública que hemos realizado que ha sido financiado por la liberación de los ingresos la recompra de la deuda, la renegociación de los contratos petroleros el incremento del ingreso por impuestos.

El coeficiente de deuda se encuentra en 27% y contrariamente a otros gobiernos este es el más bajo, hay países que tienen 80% de deuda externa PIB, ni que hablar de deuda interna, que es más fácil de manejar; entonces nos quieren transmitir que la inversión pública generó gran coeficiente de deuda, eso no es cierto, los empresarios ecuatorianos dirán esto, la lógica de ellos no es productiva es política, de control del gobierno, ahora no lo controlan por eso estos grupos opositores son empresariales. Pero a esos grupos les ha ido muy bien estos 10 años, todos los días repiten que tenemos una deuda terrible, y ponen en duda esta medición que está hecha con las medidas del FMI, este Fondo es válido para ellos cuando les conviene y cuando no les conviene no es válido.

Para desgracia de estos grupos acaba de salir un informe del mismo FMI donde presenta una circunferencia en el que los países que están menos endeudados están más alejados del centro en términos absolutos y los que están menos endeudados en términos relativos están en verde, por ejemplo Japón está en el centro y en rojo y Ecuador está en verde y en la periferie, entonces comprueba lo que siempre hemos dicho que tenemos bajos niveles de deuda, pero si ustedes vieran el bombardeo diario para asustar a la gente, cuando ya no pueden hablar de realidades, porque hemos superado la recesión, tienen que hablar de miedos hipotéticos, que hay un gran endeudamiento y que esto va a colapsar, una de las grandes trampas de la contabilidad de las finanzas públicas es hacer creer que todo déficit es desahorro, no es así, cuando se necesita 100 millones para hacer una multipropósito, no es que están gastando sino están invirtiendo, tienen 100 millones en egreso y un activo que cuesta 100 millones, pero ese activo no se contabiliza, entonces aparece como desahorro, pero eso es una gran mentira, han acumulado y eso también se llama ahorro; imagínense que una empresa tiene utilidades de 100 en una planta e invierte en una nueva de 120, tiene que endeudarse en 20, pero eso no es desahorro es inversión, pero en el sector público nos hacen creer que es desahorro para satanizar todo gasto, así sea gasto corriente, gasto es inversión. Ahorro sencillamente es la parte del ingreso que no se consume, no todo egreso es consumo es inversión y lo déficits fiscales no significan desahorro si se invierte en activos.

Si se está alquilando una vivienda a 500 dólares mensuales y pueden comprar una a 30 mil y van a pagar una cuenta a 15 años a 400 dólares y la casa va a ser suya a 15 años, es conveniente o no endeudarse; pero te van a decir que es un déficit porque nadie tiene 30 mil dólares, no es déficit porque lo van a pagar y es menor que el arriendo, entonces no todo déficit es malo, lo que pasa es que quieren evitar un rol adecuado del Estado en economía, una adecuada inversión para superar la trampa del subdesarrollo que implica entre otras cosas baja inversión.

Se requiere un análisis profundo de la finanzas públicas, la ideología se encuentra impregnada incluso en la forma de contabilizar las cosas, aunque no lo crean la ideología está impregnada incluso en categorías laborales, todo lo que nos es para el mercado es inactivo, por ejemplo una madre de familia que se puede pasar trabajando todos los días, 16 horas la día, es población económicamente inactiva, sencillamente porque no trabaja para el mercado trabaja para el autoconsumo, si esa madre hace exactamente los mismo y pone la empresa para cobrarle al marido por el servicio de los quehaceres domésticos, ahí si es población económicamente activa, son las aberraciones de las categorías capitalistas y las trampas que nos ponen a cada momento.

También nos dicen que hemos conseguido deuda cara, la verdad que el costo ponderado de nuestra deuda externa es de 5,8% menor al 7,1% de antes de nuestro gobierno, entonces no tienen por donde criticarnos y como no tiene por donde se inventan tonterías.

El más grande daño que se le ha hecho a la economía es quitarle su naturaleza de economía política, nos han hecho creer que todo es un asunto técnico y al hacer abstracción de las relaciones de poder dentro de una sociedad nos han vuelto funcionales a los poderes dominantes.

Los grandes avances en la última década, el manejo de dificultades nunca visto con el menor costo para los más pobres es una muestra que en el Ecuador ya se gobierna para las grandes mayorías y aunque falta mucho por hacer tengan la seguridad que en mi país, como en Bolivia, ya mandan nuestros pueblos.

Rounded image

Rafael Vicente Correa Delgado

(Guayaquil, 6 de abril de 1963) catedrático, político y economista ecuatoriano, 43° Presidente del Ecuador.
En 1987 se graduó como economista en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil, donde presentó la tesis titulada Evaluación de los Programas de Apoyo al Sector Informal en Guayaquil. En 1991 obtuvo un Master de Artes en Economía en la Universidad Católica de Lovaina la Nueva (Bélgica), en 1999 otro Master de Ciencias en Economía en la Universidad de Illinois (Estados Unidos) y en 2001 finalizó el Doctorado en Economía en ese mismo centro académico estadounidense.
Durante el período en que recibió su formación académica, Correa se dedicó paralelamente a la docencia; en 1983 comenzó trabajando como asistente de cátedra y en 1993 fue nombrado profesor principal del departamento de Economía de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ). Entre 1997 y 2001 se desempeñó como instructor del departamento de Economía en la Universidad de Illinois, y entre ese año y 2005 ejerció como director del departamento de Economía de la USFQ.
El 20 de abril de 2005 fue nombrado Ministro de Economía, durante la presidencia de Alfredo Palacio
Fundó el movimiento Patria Altiva y Soberana (PAIS) al inicio de la campaña presidencial en 2006. Movimiento político con el cual, se consignó presidente,
2º Presidente pro tempore de la Unión de Naciones Suramericanas, 10 de agosto de 2009 – 26 de noviembre de 2010.
Gobernó por 10 años, desde el 15 de enero de 2007 hasta el 24 de mayo de 2017, siendo el mandatario con más tiempo en el poder de forma consecutiva en el Ecuador.


Nota: