De al Participación Popular al Poder

Sangre joven y revolucionaria

Yerco Antonio Calzadilla Brañez
Publicado en febrero 2018 en La Migraña 25
Rounded image

De acuerdo al trabajo que vengo realizando con las juventudes, puedo resumir que la revolución de los jóvenes forma parte de sus emociones y de las desigualdades a la que enfrentan.

Esa revolución se expresa a través de acciones culturales, artísticas deportivas y académicas. Ese tipo de emociones fueron usadas como estrategias neoliberales por más de 20 años en las democracias pactadas, por los partidos que sólo se acercaban a la juventud para fines estrictamente personales; el pensamiento adulto centrista, la ambición por el poder y otros elementos, no permitían apreciar el potencial que podían desarrollar los jóvenes, a pesar de que se reflejaban cuadros en líderes y lideresas en diferentes espacios, éstos eran menospreciados por este sistema patriarcal y discriminador.

Por otra parte, podemos entender que la noción de juventud es una construcción histórica, cultural social y política. Todas las revoluciones y los cambios que marcaron el hito de la historia de Bolivia; fueron encabezados por jóvenes, que simplemente se organizaron emocionalmente por cambiar una realidad devastadora y abusiva que se daba de parte de los gobernantes de turno.

A pesar de las desigualdades y la falta de oportunidades que existían para esta población, su homogeneidad ideológica por la política era la misma; sin embargo, con el derrocamiento de la República y el renacimiento de un nuevo Estado Plurinacional, se crean otros espacios que eran aprovechados al máximo por la juventud; algunas autoridades tanto del legislativo como del ejecutivo consideraban a este sector como pilar fundamental del desarrollo y otorgaban los espacios necesarios para su participación en la vida institucional.

No podemos negar los avances en materia de Juventudes que se vienen desarrollando día a día en el Estado Plurinacional de Bolivia. Uno de los factores principales para estas conquistas sociales y políticas que surgen en estos tiempos, es la “organización, perseverancia y el espíritu revolucionario del joven”. De cada fracaso e intento fallido se construía un protagonismo trascendental del sujeto joven, la esperanza en los rostros de esta población se convertía en una fortaleza fundamental, para los líderes y lideresas que encabezaban estos procesos, con el pasar de los años los espacios de la toma de poder en las diferentes instancias eran cada vez más participativos y poblados por jóvenes.

Entre uno de los desafíos que tiene la juventud es poder avanzar en la deuda histórica del estado con las juventudes; sin embargo, se ha recorrido bastante en estos últimos tiempos, logrando alcanzar muchos beneficios para la juventud boliviana; la construcción de leyes y políticas en el nivel departamental y municipal, la inversión significativa, pero sobre todo la atención de la sociedad y del Estado en su conjunto, por el protagonismo que se ejerce día a día con mayor intensidad, formando parte de todos los cambios que se dan en nuestra sociedad, a pesar de estos logros aún existían dicotomías en demandas específicas para la juventud: como en el empleo y el acceso a una salud digna, el acceso a los créditos, siguen siendo temas precarios.

Por otra parte, en algunos sectores y colectivos de jóvenes continúa habiendo el desinterés de poder formar parte de estos procesos, los cuales pretende cambiar alguna realidad crítica de la juventud, postergando cada vez el desarrollo de sus aptitudes personales y beneficios que se pueden conseguir.

El principal motivo del desinterés en formar parte en estos procesos de participación e incidencia de cambios de un contexto de la juventud, es por la típica estrategia tradicional de los partidos y líderes políticos hacia los jóvenes; aplicando el viejo poder de las clases dominantes, simplemente eran considerados como un banquete electoral, subestimando sus aptitudes y habilidades propias, utilizándolos para fines personales; siendo este el pragmatismo de una cantidad significativa de la juventud por la cual, no creen en los políticos ni en sus promesas, no les gusta la política a una gran parte, no militan ni simpatizan con casi ningún partido tradicional, sin embargo tienen un propio concepto de la política y formas muy particulares de como ejercerla, en espacios dirigidos por jóvenes donde la vos del joven si tiene el valor que esta población demanda.

El liderazgo la formación y la capacitación constante de las y los jóvenes hacen una sociedad con mayores oportunidades para esta población, no hay actividad humana de la que se pueda excluir toda intervención intelectual, (Antonio Gramsci), hoy en día contamos con una población joven más informada que en otros tiempos, por el apego y el fácil acceso de las tecnologías. Por una parte, vinculamos a la juventud con el apego al conocimiento y al adulto a la experiencia. Es importante que la población juvenil tenga un fácil acceso a la información y realice el respectivo control social, ejerciendo sus derechos civiles y políticos señalados en la Ley N° 342 “Ley de la Juventud”.

El desarrollo normativo para la juventud es favorable, contar con una Ley de la Juventud ya sea a nivel municipal o departamental, genera inclusión y participación, atribuyendo derechos y deberes para este sector, este instrumento legal, fue trascendental para alcanzar diferentes conquistas, por lo tanto algunos sectores de la juventud en el país están ejerciendo los derechos y deberes establecidos en este marco normativo, formado parte de la institucionalidad, organizándose y proyectando la planificación de su vida, construyendo planes, proyectos y programas de acuerdos a sus competencias, formando parte del crecimiento económico y social de su municipio o departamento.

Por otra parte, hay sectores que tienen una disyuntiva parcial y carecen de espacios de incidencia y protagonismo, porque las autoridades no demuestran el interés necesario para poder fortalecer este potencial joven en los diferentes municipios.

Identificamos el rol de la juventud en el Estado Plurinacional de Bolivia, primero porque es una condición que se articula social y culturalmente en función del rango etareo, como crédito energético y moratoria vital, o como distancia frente a la muerte, con la generación a la que pertenece, y segundo como característica a la experiencia de vida diferencial, con la clase social de origen, como moratoria social y período de retardo, y una de las más importante con el género según las urgencias temporales que pesan sobre el varón o la mujer.

Otro elemento interesante que identifico es que, como escenario, en el que la juventud es definida material y simbólicamente, la malla de las instituciones en las que se pone en juego su participación puede ser en la vida social, política o cultural: la escuela, el ámbito laboral, las instituciones religiosas, los partidos políticos, los clubes y organizaciones sociales. En todos estos espacios se sigue un orden vinculado con los distintos segmentos de edad, que están presentes en las reglas del juego, el posicionamiento de los actores y líderes, los discursos, los tipos de sanciones, lo permitido y lo prohibido.

El sujeto joven, en su diversidad de expresión, no puede ser reducida a un sólo sector social o ser aislada de las instituciones públicas o privadas, como si se tratara de un actor escindido, vulnerable o inútil, tampoco puede ser separado del mundo social; mientras suceda esto, seguirá actuando como un sujeto autónomo, encarando el mundo y sus desafíos de la manera que mejor a él o ella le parezca.

Con esta interrogante que todos nos hacemos, a cerca de la juventud, consideramos que es importante sumarlos a la participación social o política, fortalecer su desarrollo personal y tomarlos como actores de los procesos revolucionarios, estemos o no de acuerdo, la fuerza, transición del cambio y sobre todo el motor de modificar algún contexto esta en ellos, el desafío de esta generación, es tener las armas teóricas y conceptuales precisas para enfrentar esa revolución, (Lenin Estado y Revolución) sentimos necesario recuperar cierta “materialidad” a los discursos y fusionar una gobernabilidad ideológica entre juventud y adulto, para alcanzar y proyectar las políticas que puedan responder a la realidad de las nuevas generaciones.

Rounded image

Yerco Antonio Calzadilla Brañez

Nacido en la ciudad de Santa Cruz el 14 de junio de 1989. Realizó sus estudios superiores ingresando a la carrera de Ciencias Políticas y Administración Pública, en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno de la ciudad de Santa Cruz, joven líder, persistente con sus ideales, activista de los Derechos Humanos. Constructor de una justicia social de igual oportunidades para todas y todos los sectores más vulnerables del país.

Militante de la Organización Siglo XXI – Bolivia, convicción ideológica de izquierda y anti-imperialista. Expositor habitual en foros y conversatorios en políticas dirigidas a la juventud en diferentes partes de Bolivia.